1 jun. 2013

Había una vez un circo


Había una vez un circo
que alegraba siempre el corazón,
lleno de color, un mundo de ilusión,
pleno de alegría y emoción.

Había una vez un circo
que alegraba siempre el corazón,
sin temer jamás al frío o al calor,
el circo daba siempre su función.

Siempre viajar, siempre cambiar,
pasen a ver el circo.
Otro país, otra ciudad,
pasen a ver el circo.
Es magistral, sensacional,
pasen a ver el circo.
Somos felices al conseguir
a un niño hacer reír.

Había una vez un circo
que alegraba siempre el corazón,
que alegraba siempre el corazón.

0 comentarios:

Publicar un comentario